Cinco aspectos del coche que debes controlar periódicamente

Resulta muy importante revisar y controlar ciertos aspectos del coche de forma periódica. Básicamente porque al hacerlo se minimiza de forma contundente la posibilidad de tener accidentes de tránsito y se conserva el coche en buen estado.

Lo anterior se traduce en ventajas económicas, ya que al trabajar en la prevención de desperfectos mayores del coche se ahorra dinero. De igual manera redunda en el bienestar y seguridad del conductor y de su entorno e incluso de terceros.

Manejar es un acto de responsabilidad, por tanto, cuidar de ciertos aspectos del coche de forma periódica no solo es necesario, sino también diligente y responsable.

Aspectos del coche que debes revisar y controlar

Existen aspectos del coche que todo propietario y conductor debe revisar y controlar de forma periódica. Esto con el fin de garantizar y alargar la vida útil del coche, así como de prevenir desperfectos mayores y posibles accidentes.

Entre los aspectos del coche de los cuales se debe estar al tanto con cierta frecuencia, se pueden mencionar por lo menos cinco que son:

  • Todo lo relativo a fluidos para el coche
  • Los neumáticos
  • Las Luces
  • El cinturón de seguridad
  • Amortiguadores

Si se consideran estos cinco elementos del vehículo y se destina el tiempo necesario para su revisión y control, Es seguro que la tranquilidad y seguridad al manejar será mucho mayor.

Los fluidos del coche requieren chequeo constante

Todo lo relacionado con los líquidos del vehículo resulta particularmente importante. Ameritan chequeo y constante revisión para que otras partes o sistemas del coche no resulten afectados. 

En consecuencia, es preciso medir el nivel de aceite para no afectar el trabajo realizado por los cilindros del coche. Es preciso chequear el anticongelante para garantizar que el motor se conserve en las condiciones más idóneas. 

De igual modo es necesario revisar los fluidos para limpiaparabrisas de forma tal que una buena visibilidad siempre esté asegurada.

Un cuidado especial amerita el líquido para frenos que siempre debe estar en el nivel indicado. En caso contrario es recomendable llevar el coche a revisarlo en el taller.

La importancia de chequear los neumáticos

Los neumáticos es uno de los aspectos del coche que quizás haya que revisar con mayor frecuencia. La recomendación que hacen los expertos en materia automotriz es que los neumáticos deben revisarse por lo menos cada quince días. A fin de constatar la presión de estos.

En todo caso si esto parece excesivo lo mejor en caso de duda es seguir las instrucciones dadas al respecto por el fabricante. Las mismas pueden encontrarse dentro del coche o en los laterales de las puertas.

Además de la presión es necesario vigilar el estado de las gomas y el trendware o profundidad del dibujo. Este no debe ser menor a 2mm. Este aspecto es relevante no sólo debido a la seguridad, sino que también influye en el ahorro de combustible.

Las luces o sistema de iluminación del coche 

El sistema de iluminación del coche debe estar siempre en las mejores condiciones posibles. Es vital y obligatorio a fin de la seguridad del conductor y de terceros. Por tanto, los faros y el sistema de señalización deben revisarse siempre.

Es imprescindible comprobar el funcionamiento de las luces de posición, cruce, freno, retroceso y otras por lo menos una vez al mes. Igualmente, los faros del coche deben estar siempre limpios y no presentar irregularidades, de hacerlo lo mejor es llevar el coche a revisión.

Revisión del cinturón de seguridad

El cinturón de seguridad es otro de los aspectos del coche que deben ser revisados en forma periódica a fin de garantizar su correcto funcionamiento. Es menester comprobar los anclajes, estos deben encajar y funcionar perfectamente.

Si presentara roturas, desgarres o algún tipo de deterioro es conveniente cambiarlos al igual que si ya han sido probados en un accidente importante.

El chequeo oportuno de los amortiguadores

Los amortiguadores deben ser chequeados oportunamente, la recomendación de los expertos es que deben revisarse cada 20.000 kilómetros. Es importante hacer los controles periódicos porque en el caso de los amortiguadores el desgaste es en líneas generales imperceptible al conductor común.

El desgaste de los amortiguadores puede obedecer a múltiples causas, por ejemplo: 

  • Estado de vías y carreteras
  • Carga del vehículo
  • Kilometraje
  • Factores ambientales como frío, humedad y calor

El desgaste mencionado es paulatino, por tanto, la mejor forma de evitar males mayores es la oportuna revisión. Es necesario recordar que los amortiguadores hacen parte del triángulo de seguridad del coche. 

Junto con neumáticos y frenos permiten controlar el vehículo en situaciones riesgosas y cuando este se desplaza a alta velocidad.

El chequeo periódico y continuo de los aspectos del coche antes mencionados, es necesario para al mantenimiento de este. Más importante aún, garantiza la seguridad del conductor y sus seres queridos, por tanto es imprescindible no pasar por alto estas recomendaciones.


Recibe notificaciones

Descubre todos los coches subastados antes de que se publiquen, deja tu e-mail.